Reportajes

Vikingos

Barco vikingo

En sus inicios, los vikingos eran una serie de tribus, de agricultores y comerciantes, que vivían dispersos en la misteriosa y remota Escandinavia. Con el fin de recorrer el mundo, en búsqueda de nuevas tierras para colonizar, idearon sus famosos barcos. Y estos se transformaron, con el devenir de los siglos, en el verdadero secreto de su éxito.

El secreto de su éxito 

Estos nuevos barcos, más ligeros, rápidos y flexibles, les permitían recorrer fácilmente los ríos y atracar en casi cualquier costa. De este modo los vikingos se agenciaron una clara superioridad naval con sus coetáneos.

Gracias a ellos realizaron múltiples incursiones en tierras europeas, tanto hacia Occidente, llegando a la mismísima América, como Oriente, comerciando y atacando a la Todopoderosísima Constantinopla. A su paso saquearon numerosas aldeas y ciudades (sobre todo grandes puertos comerciales como París, Lisboa, Sevilla, York, Hamburgo o Pisa). 

Su modus operandi era el ataque salvaje y sorpresivo aniquilando a sus adversarios y apoderándose de sus riquezas antes de huir a la mar. Muchas veces llevándose también rehenes para venderlos como esclavos. Cabe destacar que la trata de seres humanos se convirtió en su ingreso más lucrativo.

Vikingos en exploración con cuervos

Sabías que…

Uno de los trucos para saber cuál era el camino hacia tierra firme era lanzar un cuervo. Si estaban a menos de 400 kilómetros de la costa, este se dirigiría hacia tierra firme. Hay que destacar que existe un debate sobre la veracidad de este curioso método de navegación en el seno de la historiografía.

La débil Europa de la época

Aprovechando la debilidad y fragmentación de Europa tras la caída del Imperio Romano, y el constante acoso realizado por las fuerzas musulmanas desde el norte de África, se van expandiendo por todo el continente, apropiándose de vastos territorios en Gran Bretaña, Francia (Normandía) y llegando incluso hasta el Mediterráneo (Sicilia). 

Su poder era cada vez mayor, sobre todo con la elección de un soberano en el territorio germano de sangre vikinga, Federico II, y con la victoria de Guillermo el Conquistador, también de ascendencia escandinava, en 1066 y su posterior reinado en suelo británico. Pero, tras una brutal irrupción en la historia, allá por el S.IX, de repente desaparecieron, a finales de la Alta Edad Media. 

Parece ser que su fuerte expansión y su rápida adaptación en los nuevos territorios acabó con sus características de vikingos paganos para engrosar el número de medievales, fundiéndose así en la historia europea.

Las primeras incursiones vikingas hacia Occidente

En el verano de 793, un grupo de saqueadores atacó, de modo sorpresivo y violento, el monasterio británico de Lindisfarne. La noticia se propaga como la pólvora por toda Europa, un nuevo y brutal enemigo ha nacido. Empieza la Era Vikinga.

Monasterio de Lindisfarne, primera conquista de los vikingos en América
Monasterio de Lindisfarne. © Dominio Público.

Al poco tiempo, su expansionismo les hace llegar a una isla deshabitada. Debido al frío que padeció la primera expedición durante su primer invierno en ella la denominaron la Isla del Frío (Islandia), y una fuerte oleada colonizadora partió desde Escandinavia al nuevo territorio.

Erik el Rojo, el explorador vikingo

Entre todos estos colonos estuvo Erik, apodado el Rojo (por el color de su pelo), exiliado político de los reyes noruegos. Pero pronto, su rudo carácter hizo gala, y tras asesinar a su vecino fue de nuevo exiliado durante un periodo de tres años. Sin ningún tipo de mapa, ni brújula, emprendió el camino hacia el salvaje e intempestivo oeste, el desconocido Atlántico.

En el 982 llegó a una nueva isla de la que exploró su costa occidental. Encontró en ella paisajes inhóspitos de hielo, grandes montañas y tierras fértiles. La llamó Greenland (Tierra Verde), con el fin de atraer una colonización de granjeros nórdicos como pasó con Islandia. Cuando regresó a Islandia, reagrupó a un buen número de vikingos para colonizarla.

Mapa de la Islandia conquistada por los vikingos

Sabías que…

Según parece, para dividir las propiedades de sus nuevos territorios conquistados (sobre todo en el caso de Islandia), los colonos parcelaban sus haciendas recurriendo a un extraño método de reparto: se quedaban con el lote de tierras que podían recorrer caminando en un día.

Vikingos en América

Tras un intempestivo viaje, solo 14 de los 25 barcos llegaron al destino. Erik el Rojo se convirtió en la máxima autoridad de su próspero asentamiento. Pero, con el paso del tiempo, este fue informado de una serie de tierras desconocidas que se hallaban más lejos en el oeste. Ese nuevo camino fue emprendido por su hijo Leif Erikson, el Afortunado, 15 años después de la nueva expedición que confeccionó un asentamiento en Vinland, la actual Terranova. Transformándose de este modo en la primera persona europea que llegó a América.

Pero la muerte de Erik el Rojo obligó a Leif a volver a Groenlandia, abandonando así su asentamiento. Aunque su hermano Thorvald regresaría, su muerte a manos de los indígenas les hizo abandonar definitivamente su asentamiento americano.

Vikingos en Oriente

Un camino diferente, destino Constantinopla

La superioridad naval de los vikingos no solo les llevó a explorar y colonizar Occidente, sino también Oriente. Mediante una larga red comercial de más de 1.200 kilómetros que, partiendo desde Escandinavia transcurría por diversos ríos europeos, llegaron incluso a la todopoderosa Constantinopla, ciudad que intentaron conquistar.

Desde la actual Suecia, los Rus, comandados por Rúrik, remontaron el río Voljóv hasta llegar a Nóvgorod. Desde esa ciudad siguieron su camino por tierra, remolcando sus barcos, hasta llegar al río Dniéper, cuyas aguas les conducirían al Mar Negro, llegando así a Constantinopla, no sin antes apropiarse de Kiev. 

Las fundación de la primera Rusia y el ataque a Constantinopla

Por su parte, otro grupo decidió, una vez establecidos en Nóvgorod, seguir en barco por el río Volga hasta llegar al mar Caspio. Ambas ciudades, Nóvgorod y Kiev, se hallaban en una importante ruta comercial, y gracias a ella los vikingos confeccionaron su propio reino. La Federación del Rus de Kiev fue fundada por el legendario vikingo Oleg sobre el 880, base histórica y cultural de la actual Rusia.

Acuarela de Oleg, fundador de Kiev
Oleg ante los restos de su caballo, A.S. Pushkin © Museo Estatal de Literatura de Moscú.

Este territorio llegó a ser el Principado más grande de Europa y, debido al diversificado comercio tanto con Europa como con Asia, también fue uno de los más prósperos. Tras la llegada de los vikingos de Rúrik en la zona, y su rápida expansión hacia el sur, dirigieron un ataque hacia el mayor polo comercial de la zona. Los vikingos se organizaron en Kiev para la conquista de Constantinopla.  

Aunque no ganaron, las autoridades bizantinas prefirieron firmar un tratado comercial en igualdad de condiciones entre ambas partes. Rápidamente, el nuevo estado prosperó debido a su control de la inmensa zona que se expandia desde el Mar Báltico hasta el Negro. De esta manera, añadieron las rutas comerciales que partían desde ese lugar hasta Oriente. 

La cotidianidad vikinga

La sociedad

Aunque pasaron a los anales por su ferocidad en batalla (salvajismo normalmente caricaturizado y demonizado por las autoridades religiosas europeas), durante la mayor parte de su tiempo vivían una vida bastante normal como agricultores, pescadores o incluso artesanos (siendo buenos trabajadores del cuero y formidables herreros).

Sus aldeas se componían de pequeñas casas para uso particular de alguna familia, y grandes casas comunales. Estas últimas reservadas para los jefes de los clanes. Además de las aldeas de agricultores y pescadores existían una serie de ciudades (Birka, Kauang o Haithabu). Sera en su seno en las que se iniciaran las grandes redes de comercio vikingo durante el S.X (los comerciantes europeos eran atraídos por sus joyas y tesoros saqueados). Redes comerciales que les llevarían hasta la mismísima Constantinopla.

La igualdad de la mujeres vikingas

Sabías que…

Ante los ojos de la ley, hombres y mujeres tenían el mismo estatus y los mismos derechos. Cabe destacar que la figura de la mujer se vio reforzada por el chamanismo, puesto que la mayoría de ellos eran mujeres.

La política

A esto, se le añade que en un principio su organización social se basaba en agrupaciones de clanes familiares bajo el liderazgo de un clan superior, el Jarl. Por debajo se hallaban los hombres libres (agricultores, pescadores, artesanos y comerciantes), los denominados Karl. Y, en la base social, los siervos y esclavos (thrall). 

Las decisiones importantes se debatían en el Thing (asamblea popular).

La religión

Por su parte, en materia religiosa, los colonos islandeses recopilaron todas las creencias, mitologías, la historia y el mundo cotidiano de su pueblo en las Sagas. Y, a pesar de que disponían de su propia escritura, las runas (símbolos vikingos), la tradición se basaba sobre todo en la palabra hablada. Esta era difundida por los escaldos, los poetas guerreros que iban de taberna en taberna contando las hazañas y leyendas de su tierra y sus guerreros.

Pero los vikingos eran bastante tolerantes. Este hecho explica cómo, poco a poco, los dogmas cristianos empezaron a cuajar en el seno de su Panteón. Desde el S.VIII los obispos germanos empezaron a enviar misioneros hacia territorio escandinavo. Una de las claves del éxito cristiano era su relación con la muerte, ya que el paraíso estaba destinado a todos los humanos, mientras que el Valhalla solo a los que morían espada en mano. Además, este nuevo mundo difería mucho del idílico descanso eterno católico. La conversión fue, generalmente, pacífica, y con el paso de los siglos la pagana Escandinavia se transformó en cristiana. 

Por último, y aunque Erik era defensor de la religión nórdica, su mujer Theodhild fue quien edificó la primera iglesia cristiana de la historia americana. Una pequeña capilla construida en el patio de su casa de Groenlandia.

ilustración personajes vikingos de "la saga de Frithiof"

Sabías que…

Los vikingos nunca utilizaron sus característicos cascos con cuernos. Esta imagen se registra por primera vez en “La saga de Frithiof” en 1831. Y se popularizaría tras las óperas de Richard Wagner “El anillo del nibelungo”. Su objetivo, darle mayor ferocidad a estos peligrosos guerreros.

Sobre el autor

Artículos

Co-fundador del Hereje, Lucas Mestre es el alma del proyecto. Como profesor y enamorado de la historia, vierte una mirada única en el contenido. Mestre es profesor de historia y geografía. Se licenció en historia y cursó un master en historia contemporánea. Tras esto se orientó como profesor, completando el master de formación del profesorado e iniciando así su carrera profesional. No sería hasta poco después cuando se le presentó la oportunidad de este proyecto, compatibilizando ambos aspectos de su vida hasta hoy.
Artículos relacionados
Reportajes

La isla de Pascua, los rapanuis y sus Moaìs

Una isla remota, una civilización perdida. Enormes gigantes vigilan la isla de Pascua, hogar de los rapanui. Pero…¿qué secretos guardan?
Seguir leyendo
Política e HistoriaReportajes

Stalingrado, la madre de todas las batallas

La Segunda Guerra Mundial es el conflicto más conocido y brutal de la historia, y una de sus más cruentas batallas fue Stalingrado.
Seguir leyendo
BiografíasReportajes

La odisea de Olaudah Equiano, el esclavo que pudo contar su historia

Olaudah Equiano, esclavo, obligado a abandonar su familia y su tierra, consiguió su libertad y contar su historia.
Seguir leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.